Cristina Rodríguez Bernardo, colegiada AS00012, nos cuenta como es su actualidad laboral.

Queremos seguir dando voz a las personas que forman nuestro colegio en esta nueva etapa. De nuevo, una colegiada nos da su visión y experiencia personal en su actualiadad laboral.

«Mi nombre es Cristina Rodríguez Bernardo, colegiada AS00012, y ésta es mi experiencia:

Tras la declaración del estado de alarma, decidí cerrar la consulta presencial en Policlínicas Oviedo y continuar teletrabajando con mis pacientes.

Siempre he realizado tratamientos individualizados y con seguimientos frecuentes. Sin embargo, durante este periodo, el contacto con mis pacientes ha sido aún más estrecho que el que estaba habituada a mantener. He dedicado gran parte de mi tiempo a escribir correos electrónicos y, en algunos casos, efectuar llamadas telefónicas periódicas que me han permitido conocer las principales dificultades de cada paciente y tratar de solventarlas de la mejor manera posible. En ocasiones ha habido que cambiar planteamientos por completo.

Ha sido fundamental para mí ofrecer una atención de calidad y conseguir que mis pacientes no perdieran la motivación, que es esencial para la adhesión al tratamiento.

En líneas generales, estoy gratamente sorprendida con el grado de compromiso que han adquirido los pacientes que optaron por continuar en esta modalidad. Los resultados han sido francamente positivos.

En mayo, decidí retomar la consulta presencial. Evidentemente, ha habido cambios significativos en la gestión de la agenda de citas, nuevos protocolos de higiene y desinfección, empleo obligatorio de mascarilla…

Algunos pacientes quisieron retomar inmediatamente las visitas; otros, aún prefieren mantener la consulta online. También estoy recibiendo pacientes nuevos.

Personalmente, prefiero el contacto cercano de la consulta presencial, pero seguiré trabajando online para quien lo desee. Entiendo que debo adaptarme, pues las necesidades, las posibilidades y los temores de cada paciente no son idénticos.

¿Dificultades? Claro que sí.

Los primeros días me ha costado adaptarme a las nuevas rutinas de consulta, pues yo misma me encargo de desinfectar mobiliario y material en contacto con los pacientes tras cada visita y, cómo no, a la mascarilla, que hace que se pierda parte del lenguaje no verbal.

Tras varias semanas pasando consulta puedo afirmar que las nuevas rutinas se interiorizan rápidamente y que la mascarilla, aunque es molesta, no interfiere en mi mensaje.

Estoy trabajando en Policlínicas Oviedo con la energía y la ilusión de estos últimos 11 años y con la esperanza de que todo irá a mejor.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *